logo

logo

Escoge tu ciudad

Cambiar de ciudad

Suscríbete a nuestras ofertas

Cómo tratar la Fascitis Plantar

Cómo tratar la Fascitis Plantar

La fascitis plantar es una inflamación del tejido elástico que va desde el calcáneo (hueso del talón del pie) hasta los huesos del metatarso (justo antes de los dedos) y es un problema bastante común entre los deportistas.

La fascia plantar influye en la función biomecánica de caminar y es responsable, en gran medida, de absorber el impacto de la pisada, de proteger los huesos del pie, etc.

El síntoma principal de la fascitis plantar es un dolor agudo en la zona interna del talón. Esta molestia puede ser más intensa por la mañana (ya que durante el reposo nocturno la fascia se acorta, pero al caminar y estirar el músculo, suele disminuir el dolor).

En el caso de los deportistas, posiblemente el dolor aparezca por la mañana y después de entrenar. Por esto, es muy importante tomar medidas en cuanto aparecen los primeros síntomas para realizar un diagnóstico preciso y evitar que el problema se agudice y limite tu vida deportiva.

¿Cómo tratar y prevenir la fascitis plantar?

En la mayoría de los casos, el dolor causado por inflamación en la fascia plantar se produce por la forma del pie, la forma de pisar, o ambas cosas.

  • La forma del pie: el tipo de pie cavo (puente más elevado de lo normal) y el pie valgo (pies que tienden a desplomarse hacia el interior), disminuyen el apoyode la zona lateral externa, quedando la fascia en una situación de mayor tensión.
  • La forma de pisar: pacientes con tendencia a la pronación (la carga del pie tiende a desplazarse hacia el lado interno) tendrá más posibilidades de sufrir esta dolencia.

El tratamiento habitual suele ser: medicación antiinflamatoria combinada con fisioterapia específica, para disminuir la inflamación en la fase aguda. Pero, si sólo tratamos la fase aguda, el paciente mejorará pero posiblemente vuelva a empeorar cuando lleve un tiempo con su actividad física habitual.

Para prevenir y tratar la fascitis es muy recomendable realizarse un buen estudio de la pisada y la marcha. De esta forma, podremos valorar nuestra forma de pisar y si fuese necesario, diseñar y fabricar unas plantillas personalizadas para "destensar" la fascia y reiniciar la actividad lo antes posible.

Pasada la fase aguda de la fascitis, es muy importante adoptar  hábitos correctos de estiramientos y usar un calzado específico, con plantilla si fuese necesario.

Ejercicios "caseros" para aliviar los síntomas de la fascitis plantar:

1. Automasajear la planta del pie. Se puede usar cualquier elemento cilíndrico (una botella de agua de 0,5 cl. o una lata de refresco, preferiblemente fría, para aprovechar el efecto analgésico y antiinflamatorio). Desde la posición "sentado", para estar más cómodo, colocaremos el cilindro sobre una superficie antideslizante, tipo toalla, y la pisaremos con el pie para generar un movimiento de rotación sobre la superficie. Repetir 5 minutos con cada pie, preferiblemente por la noche.

2. Estiramientos de la Fascia Plantar. Estando sentados, nos ayudaremos con una toalla larga enrollada o una banda elástica. La colocaremos justo debajo del pie y sujetaremos los extremos con las manos. Estiramos la rodilla e intentaremos acercar la punta del pie a la pierna. Repetir 10-15 veces con cada pie, 3-4 series.

3. Aumentar la resistencia y fortalecer el arco plantar. Se estira una toalla en el suelo. Nos sentamos con una silla delante e intentaremos "agarrar y/o arrastrar" la toalla con la punta de los dedos hacia nosotros. Realizar 3-4 minutos con ambos pies.

Consejos para correr con lluvia
Sobrevivir a las Fiestas: consejos navideños para ...